¿Qué actitud debe adoptar un Gobierno que, en su primer año de legislatura, ha acumulado cientos de huelgas de sectores, manifestaciones y protestas de todo tipo, además de dos huelgas generales? ¿Cómo defender unas medidas que resultan impopulares? ¿Cómo argumentar su legitimidad?

Parece una costumbre humana acudir al binomio del bien y del mal. En toda historia, real o ficticia, tendemos a procesar la información categorizando a los involucrados como “buenos” o “malos”. David contra Goliat, nazis contra judíos, Grecia contra Troya, Batman contra Joker, católicos contra protestantes, Aníbal contra Escipión, indios contra vaqueros, comunismo contra capitalismo… ¿Mayoría silenciosa contra minoría que protesta? Sí, parece un buen argumento.

Antes que nada, ¿qué o quién es esa mayoría silenciosa? Es el sector de la sociedad  que no protesta –silenciosa– y al que se le atribuye la condición de estar constituida por la mayor parte de los ciudadanos –mayoría–. Se trata de una nomenclatura que se ha formado al nominalizar un hecho que se da por presupuesto –existe  una mayoría que no se moviliza ni protesta, es decir, que se mantiene en silencio– y que se ha acabado convirtiendo en un cliché o estereotipo al que acuden, principalmente, políticos y periodistas. Como vamos ir viendo en la entrada, lo opuesto a esta mayoría silenciosa es la minoría que protesta, es decir, el sector de la sociedad que sí se moviliza y que es considerado minoritario. Presentados los personajes de la trama, para ver cómo se está construyendo esta particular historia de la crisis, es significativo observar, por una parte, cómo se reparten los papeles del bueno y el malo y, por otra, con qué frecuencia se recurre a ella.

Con respecto a esta última cuestión, la prensa escrita aporta datos reveladores sobre la frecuencia con que se ha venido empleando el término mayoría silenciosa. Los datos han sido recogidos en la siguiente gráfica:

Los datos de la gráfica han sido extraídos de un corpus elaborado a partir de los periódicos más relevantes del país y tomando como referencia los últimos tres años. La conclusión salta a la vista: en 2012 hubo un aumento en la frecuencia de uso del término mayoría silenciosa.

¿Qué hay con respecto al reparto de papeles del bueno y el malo? Dedicaremos a esto el resto de la entrada. El día 20 de mayo de 2011, cinco días después del nacimiento del llamado 15-M y dos días antes de las elecciones autonómicas, Intereconomía publica el siguiente artículo: http://www.intereconomia.com/noticias-gaceta/opinion/mayoria-silenciosa-20110520. En él, se recogen afirmaciones como esta:

“En apenas unos días, una minoría organizada y atrincherada en el centro del país ha pasado de reventar la campaña electoral a reventar la ley […] ¿Qué queda más allá de la cobardía de la clase política y el lúdico entusiasmo televisivo que celebra el incendio? La mayoría silenciosa -esa que desprecian e insultan los acampados y aburre a los medios- que indignada o no, enfadada o no, con ganas de votar o no, ni rompe la ley ni se divierte morbosa con su ruptura”.

Lo primero que llama la atención es que se da por hecho que los que protestan son minoría, frente a la mayoría que se mantiene en silencio. En realidad, esta es la consecuencia que conlleva el empleo del cliché mayoría silenciosa: al hacerlo, se acepta y asume la idea presupuesta de que los que no protestan son mayoría, y esto nos lleva a inferir que los que se movilizan son la minoría restante. De esta forma, la propia nomenclatura con la que se les denomina es ya un argumento que autoriza la consideración de que existen dos grupos, uno en mayoría y otro en minoría.

A estos dos grupos se les asigna una serie de actitudes y cualidades que confirman su antagonismo. La “minoría atrincherada y organizada” se define, principalmente, por medio de metáforas bélicas o relacionadas con la violencia: “ha pasado de reventar la campaña electoral a reventar la ley”, “a expensas de los amotinados”, “el sobresalto de la revolución”, “la amenaza de violencia”, “destruir la jornada de reflexión”. No puede pasarse por alto el hecho de que esta minoría sea designada con palabras como “amotinados”, “atrincherada” o gente que asiste como “niños entusiasmados a la pseudorevolucionaria representación teatral de la Puerta del Sol”, puesto que, al hacerlo, se les está vinculando a adjetivos como ‘caóticos’, ‘militaristas’ o ‘ingenuos’. La “mayoría silenciosa”, por su parte, es definida como aquella que “ni rompe la ley ni se divierte morbosa con su ruptura”. Es más, es aquella que tiene la posibilidad de dar solución a los problemas: “a esta mayoría silenciosa […] corresponde poner fin al tragicómico espectáculo votando el próximo domingo”.

Como se observa en la gráfica, desde la publicación de este artículo en mayo de 2011 hasta nuestra actualidad, la frecuencia de empleo del argumento de la mayoría silenciosa ha ido en aumento. Concretando un poco más, al acudir a la prensa escrita, se observa que fue durante la primavera pasada (primavera de 2012) cuando se utilizó con mayor frecuencia, coincidiendo con las primeras polémicas medidas –los famosos “recortes”- del Gobierno de Rajoy, la primera huelga general (29 de marzo) y otros movimientos, como la llamada “Primavera Valenciana”.

En mayo de 2012, mes en el que se celebraba el primer aniversario del 15-M, El  mundo publicó tres artículos en los que se recurre y se describe a la mayoría silenciosa, y en los que se elabora nuevamente una oposición entre esta y la minoría restante, atribuyendo a cada grupo cualidades y actitudes contrarias.

En el primero:

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/05/23/baleares/1337781514.html

se recogen las siguientes declaraciones del conseller de Turismo de Mallorca, Carlos Delgado: “hay una parte que hace mucho ruido y que los medios lo magnifican, pero que  no representa a nadie”, “no hay que olvidar que hay una escandalosa mayoría silenciosa que no está de acuerdo con esta minoría”. Las cualidades que otorga, con un lenguaje marcado emotivamente, a la minoría son dos: es ruidosa y no representa a nadie, frente a las dos que se le otorga a la mayoría silenciosa: no está a favor de la protesta y, además, es escandalosa, no por molestar haciendo ruido, como en el otro caso, sino por ser decididamente multitudinaria.

La oposición está todavía más clara en el segundo artículo:

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/05/13/espana/1336914191.html.

Aquí se recoge la siguiente declaración de Cospedal: “es el momento de los ciudadanos, no sólo de los que salen a la calle, sino de esa mayoría silenciosa que quiere políticas de creación de empleo”. La oposición se manifiesta lingüísticamente por medio de la conjunción adversativa sino de, que, en este caso, actúa como conector de dos argumentos. La presencia de este conector argumentativo en el discurso nos permite llegar a la conclusión de que existen dos tipos de ciudadanos que se contraponen: por una parte, está la mayoría silenciosa, que acepta las políticas del Gobierno, y, por otra parte, están los que salen a la calle, que son, por descarte, la minoría restante.

Por último, en http://www.elmundo.es/elmundo/2012/05/05/espana/1336212766.html

se cita nuevamente a Cospedal: “nosotros gobernamos para la mayoría silenciosa, no para la que se alienta desde el PSOE para salir a la calle”. Tenemos dos nuevos atributos: la mayoría silenciosa es la que cuenta con el apoyo del Gobierno, mientras que la minoría restante que sale a la calle cuenta, para hacerlo, con el apoyo del PSOE. Incluso se sugiere la posibilidad de que esta minoría esté siendo manipulada: “[…] falta de vergüenza y respeto hacia los españoles por alentar las manifestaciones en la calle contra el actual gobierno intentando que los ciudadanos pierdan la memoria de quién gestionó este país […]”.

En los últimos meses, el argumento de la mayoría silenciosa también es empleado con bastante frecuencia.

En http://www.lavanguardia.com/politica/20130417/54372496568/cospedal-votantes-dejan-comer-antes-hipoteca.html#.UW5J89Uef_0.twitter,

se recogen algunas declaraciones de Cospedal a propósito de las movilizaciones contra los desahucios:

El electorado popular, insistió, son la mayoría silenciosa que no participa en esas acciones de protesta y han de saber que el Gobierno de Rajoy es el primero que ha tomado medidas para hacer frente a los desahucios.

Ya tenemos dos rasgos más que definen a la mayoría silenciosa: no participa en las protestas contra los desahucios y está formada por los votantes del PP. A su vez, sobre los votantes del PP señaló que “se ajustan el cinturón pero pagan la hipoteca” y que son aquellos que se han visto afectados por las preferentes: “los afectados por las preferentes: <<sí son votantes nuestros>>”. De esta forma, por deducción, llegamos a la conclusión final de que la mayoría silenciosa, además de no protestar y votar al PP, se ajusta el cinturón, paga la hipoteca y padeció las preferentes.

Los artículos de periódico que hemos ido comentando son una vía de acceso a los rasgos caracterizadores de esa mayoría silenciosa a la que se viene dando forma desde hace unos años, sirviéndose prácticamente siempre de la oposición con respecto a la minoría que protesta. Principalmente, los políticos o periodistas coinciden en señalar dos: esa mayoría de la que se habla está formada por la mayor parte de ciudadanos y, además, no protesta (en realidad, el mero empleo del término ya es un garante de que parten de esa idea). Pero la mayoría silenciosa se caracteriza por unos cuantos rasgos más: respetan la ley, pueden dar solución a los problemas, aceptan las políticas del actual Gobierno, cuentan con su apoyo, votan al PP, se ajustan el cinturón para pagar la hipoteca y han padecido las preferentes.

Entonces, ¿qué o quién es esa mayoría silenciosa? Existen dos tipos de respuesta. Si atendemos a la idea que se extiende por los medios, mayoría silenciosa somos prácticamente todos los ciudadanos y nos caracterizamos por los rasgos que acabemos de enumerar. La otra posible respuesta consiste en considerar que la mayoría silenciosa es una creación lingüística, una expresión neológica que sirve de argumento y que no tiene correspondencia con la realidad. Esta respuesta parece la más acertada si tenemos en cuenta los hechos que hemos ido probando en la entrada: la mayoría silenciosa, a la que se atribuyen rasgos positivos, se define en oposición a una minoría que protesta, descrita negativamente, y se recurre a ella especialmente en etapas de mayor conflictividad social.

Así que esa mayoría silenciosa es como el personaje de una novela: se le da un nombre, se decide que será “el bueno” de la historia y se le atribuyen consecuentemente todos los rasgos pertinentes. Además, en este caso, el personaje de ficción cumple con un papel fundamental en la trama: el de argumentar la legitimidad de un Gobierno que, a juzgar por la frecuencia y la fuerza de las protestas sociales, está resultando ser bastante impopular. El tiempo dirá si este nuevo personaje de ficción merece, en nuestra sociedad, una silla junto a la Celestina, don Juan o el Lazarillo de Tormes.

Estefanía Mestre Garrido

 



Deja un comentario


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 8 9 ?
 
FireStats icon Powered by FireStats